Emilio Borreguero. Artesano del cante sevillano. Chiquito de la Cruz/El Fraile de Sevilla

Escrito por ElFraileDeSevilla 19-11-2017 en Arte Flamenco.. Comentarios (0)

AUTOBIOGRAFÍA

Emilio Borreguero Blanco. Nacido en Sevilla, en el barrio de Triana, hijo de Jose y Francisca, el tercero de cuatro varones.

Empecé a cantar a la edad de doce años y luego llegó a Sevilla “Pulpón” e hizo un cuadro flamenco al cual pertenecían Farruco, “Pastorita”, Rendón, Acebedo, Rafael Ruíz, “El Moro” y alguno más.

Recuerdo que con dieciséis años había recorrido toda España con Manuel Vallejo. Por aquel entonces cantaba por cantes que aprendí de mi padre y mi hermano mayor.

Después de ganar el concurso de cante en “La Maniglia” de la calle Betis entré en la parrilla del Hotel Cristina hasta que me fui a la Mili a Gerona.

Estando de permiso, Pulpón me contrató para trabajar en Citroën, y allí, una noche vinieron Don Diego Piñero con Juan Canalejas y estuvimos hasta por la mañana.

Yo recuerdo que fue artesano con todas las figuras del flamenco.

Vallejo, Canalejas, “El Sevillano”, Juana Vargas, Pinto y Pastora Pavón entre otros.

Luego estuve en el bar de Pepe Pinto, y Naranjito de Triana me pidió como favor que volviera a la Parrilla del Cristina.

Cuando terminó el contrato, Pulpón me puso a cantar durante cinco años por todo el mundo en cruceros.


Una vez finalizado ese contrato me mandó a las Palmas de Gran Canaria donde conocí a La Chana y a su marido Miguel, nos pusimos de acuerdo y me fui con ellos por todo el mundo.


Al tiempo conocí en Barcelona al señor José Poses Clot, un agente artístico consagrado, que me mandó con “El Soli” por todo el mundo: Australia, Inglaterra, Bombay, Bangkok, Bangladesh, Qatar, Nueva Deli, Bahrein, Singapur… Si dijera todos los países en los que estuve de gira no terminaría nunca.

Mi padrino en el arte fue Juanito Varea, natural de Burriana, provincia de Castellón. Fui bautizado con vino de Jerez por la cabeza. Esto fue en Valencia en la Venta Los Caballeros que estaba a unos kilómetros de Valencia.

A la guitarra fue Ramón Bustamante.

Yo recuerdo que le canté una vez a Carmen Amaya y estuve en su entierro en Bagur. Su marido, Juan Antonio Agüero, era muy amigo mío. En Santander, su tierra natal, salíamos todas las tardes.

Por esto y por mucho más le doy las gracias a mis amigos Concha y Ramón, que han hecho lo posible porque esto se lleve a cabo.

De Chiquito de la Cruz y luego El Fraile de Sevilla.

Cantaor y bailaor de Flamenco. 2017